Vacuna protegerá al ganado contra mordedura de serpiente

Manrique Vindas Segura

El Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa (ICP-UCR), no solo salva la vida de personas envenenadas por serpientes, sino también salva animales domésticos, primero con sueros antiofídicos y ahora con un toxoide preventivo.

Un proyecto de investigación está desarrollando un toxoide para combatir los envenenamientos por mordedura de serpiente en el ganado, cuya efectividad ya se está probando en el campo.

Los investigadores realizan pruebas de campo en ganado cedido por la empresa Palma Tica S.A. al Instituto Clodomiro Picado de la UCR.

La vacuna inyecta una toxina del veneno cuyo efecto tóxico ha sido atenuado, pero de manera que conserve su poder antigénico para inducir en los animales la producción de anticuerpos que les confieran inmunidad.

El toxoide evita la muerte y reduce los efectos perjudiciales del veneno en el organismo del animal, mientras es posible administrarle un tratamiento completo. Es de una aplicación preventiva que se administra al animal para mitigar las secuelas de una posible mordedura de serpiente y facilitar su recuperación.

Sobre las secuelas de una mordedura, el investigador y regente veterinario del ICP, Dr. Ricardo Estrada Umaña, explicó que “los síntomas en bovinos mordidos por serpientes de esta familia incluyen síntomas locales en el sitio de la mordedura, como inflamación y sangrado.

“También va a haber problemas generales sistémicos que incluyen problemas de coagulación y hemorragias internas. Conforme el cuadro clínico avanza vamos a tener mayor severidad de los síntomas y posteriormente la muerte, si el animal no se trata”, agregó el especialista.

El proyecto se denomina “Estudio de la respuesta inmune de bovinos frente al veneno de la serpiente Bothrops asper con miras al desarrollo de un toxoide botrópico”

Según explicó la M.Sc. María Herrera Vega, Investigadora del ICP, “el objetivo del proyecto es conocer la respuesta inmune de los bovinos al veneno de la serpiente terciopelo, y a partir de ahí investigar un poco sobre cómo podemos hacer para desarrollar un toxoide botrópico o un tipo de inmunización activa de estos animales con el veneno de Bothrops asper”.

Innovación estudiantil

La idea de este proyecto surgió como un ejercicio académico de los estudiantes de la Carrera de Microbiología de la UCR, Alicia Rojas y Sergio Solano, con la guía académica del Dr. Guillermo León Montero, investigador del Facultad de Microbiología y del ICP.

Con un producto llamado Bothro Vax, del que se derivó este toxoide, los jóvenes participaron en el concurso del Premio Ideas Innovadoras de la Cátedra Innovación y Desarrollo Empresarial de la UCR, donde ganaron la edición del 2009 del premio en la categoría general. (VER INFORMACIÓN)

La M.Sc. María Herrera explicó que este proyecto fue premiado en la Cátedra Innovación y Desarrollo Empresarial de la UCR y también fue presentado en el 2010 por Alicia Rojas y Mariángela Vargas en el concurso internacional "Competencia Americana de Talento e Innovación"  (Talent and Innovation Competition of the Americas) auspiciado por el Fondo para Jóvenes Empresarios de las Américas (YABT por sus siglas en inglés de Young Americas Business Trust) y la Organización de Estados Americanos (OEA), donde ganó el premio "Espíritu de Emprendedurismo" (Spirit of Entrepreneurship). "A partir de este éxito que tuvo, conseguimos fondos de la International Foundation For Science (IFSpara arrancar con los experimentos para el desarrollo del proyecto”, dijo la investigadora.

Para ello contaron con la colaboración de la empresa Palma Tica S.A. que prestó unos animales para realizar los estudios de campo y las pruebas en varios bueyes, los cuales fueron inmunizados con dosis de este toxoide botrópico, para después tomar muestras y medir la respuesta inmune.

Estos resultados, explicó la M.Sc. Herrera, “son muy similares a los que se observan cuando los animales son tratados con antivenenos. Entonces el toxoide tiene un desempeño similar a la administración del antiveneno”.

Destacó que “además es muy importante el desarrollo de una terapia preventiva porque muchos animales son mordidos durante la noche, entonces son detectados muchas horas después de que ya sufrieron la mordedura, y en ese caso, la administración del antiveneno ya no va a ser tan eficaz. Entonces este toxoide permite aumentar la probabilidad que tienen los animales de sobrevivir”.

Adicionalmente, el toxoide disminuye drásticamente la tasa de mortalidad y las secuelas de la mordedura, concediendo más tiempo para la aplicación de los tratamientos con antivenenos. Desde el punto de vista económico, además de evitar la muerte del animal, se disminuyen los gastos en tratamientos, medicamentos y suero antiofídico.

Una vez perfeccionado el toxoide, se procederá a su comercialización, con lo cual se espera salvar la vida de cientos de cabezas de ganado, a la vez que se abre la posibilidad de estudiar su aplicación en otros animales domésticos.