Noticias

MUSEO NACIONAL DE COSTA RICA

La isla del Coco ahora está más cerca que nunca

Manrique Vindas Segura

Todos hemos oído hablar desde niños sobre isla del Coco, pero muy pocos podremos visitarla algún día, pues está ubicada a 532 km de nuestra costa pacífica.

La información científica está contenida en paneles con fotografías y textos explicativos redactados de la manera más sencilla posible para que su significado sea accesible a todos los visitantes.

La Isla es un parque nacional desde hace casi 40 años y ocupa el cuarto lugar entre los sitios más protegidos del mundo, por lo que el 6 de diciembre de 1997 fue declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO).

Este diciembre del 2017 se celebran 20 años de haber recibido ese reconocimiento, en cuyo logro la Universidad de Costa Rica (UCR) tuvo una importante participación.

Para conmemorar esa fecha, pero sobre todo que los costarricenses tengamos la oportunidad de conocer este tesoro nacional más de cerca, la UCR creó una exposición denominada “Una travesía por la isla del Coco”.

La exhibición se instaló en una sala cedida por el Museo Nacional de Costa Rica y fue creada por esfuerzo del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) y el Museo de la Universidad de Costa Rica (museo+UCR) de la Vicerrectoría de Investigación de la Universidad de Costa Rica.

Experiencia sensorial

El objetivo de la muestra es aproximar la Isla al pueblo costarricense, de manera que todos valoremos la enorme importancia que tiene para el país y nos preocupemos por su conservación.

El Dr. Jorge Cortés Núñez, del CIMAR,  ha investigado el entorno de la isla del Coco durante años y sobre él recayó dar respaldo científico a todos los contenidos de la exposición.

Al respecto,  el Dr. Cortés dijo que “uno de los objetivos es resaltar la belleza de la isla del Coco y lo importante que es para nuestro país. El otro objetivo es hacerlo con la base científica que tenemos, pues la gran mayoría de las investigaciones que se muestran aquí han sido desarrolladas por la UCR, de proyectos que hemos tenido en la Vicerrectoría de Investigación. También demostrar que conocemos mucho de esta Isla porque ha habido investigación científica”.

La muestra pretende que cada uno de los visitantes se vincule con la isla de manera emocional, por ello toma toda esta investigación científica y la traduce de manera que sea agradable, interesante e interactiva para el público.

La información científica está contenida en paneles con fotografías y textos explicativos redactados de la manera más sencilla posible para que su significado sea accesible a todos los visitantes.

También hay una pantalla gigante de 8 metros de ancho por 3 metros y medio de alto, donde se puede hacer un sobrevuelo por la Isla para luego sumergirse y bucear en el océano que la rodea, para toparse de frente con la maravillosa fauna marina que ahí habita.

Además se cuenta con una enorme maqueta de la Isla hecha a escala y con las curvas de nivel reales levantadas por el CIMAR.

Un día en la isla del Coco

El diseño y la producción museística de la muestra estuvo a cargo del museólogo Eduardo Faith Jiménez,  en colaboración con personal del Museo+UCR, quien explicó que sobre esta maqueta se proyecta la experiencia de un día en la isla del Coco, desde la mañana hasta la noche, donde se ven las diferentes especies marinas nadando en sus aguas y el ambiente natural de la Isla.

El experto explicó que para dar vida a la maqueta se utiliza la técnica de “video mapping”, la cual utiliza tres proyectores de video de alta resolución para proyectar imágenes sobre la maqueta.

Agregó que, con esta técnica, “se lleva a cabo un recorrido en la Isla desde que amanece hasta la noche, se ve cuando llueve, y alrededor de la Isla se ven nadando diferentes especies que viven en sus aguas territoriales”.

Con la maqueta y los videos proyectados se trata de crear una conexión afectiva y sensorial de los visitantes con la Isla “porque sabemos que las personas recuerdan más las experiencias sensoriales y emotivas, que las científicas, por así decirlo”, concluyó el museólogo.

La experiencia sensorial incluye la posibilidad de tomar entre los dedos la arena de la Isla colocada en una cajita a la entrada de la exhibición.

La M.A. Eugenia Zavaleta Ochoa, coordinadora del Museo+UCR,  dijo que “esta exposición es organizada y montada por el Museo+UCR y el CIMAR. La idea es hacer todo ese conocimiento generado por el CIMAR, muy accesible y agradable a un público amplio desde niños hasta adultos mayores con diferentes niveles de escolaridad”.

Esta magnífica exhibición puede ser visitada en el Museo Nacional desde el 23 de noviembre hasta el 19 de agosto de 2018 y la entrada tiene un costo de dos mil colones para adultos. Los niños (as) menores de 12 años, estudiantes y docentes identificados con carné y adultos mayares de 65 años pueden ingresar en forma gratuita. Los domingos las personas nacionales entran en forma gratuita.

Las personas visitantes tendrán la oportunidad de observar esta enorme maqueta de la Isla hecha a escala y con las curvas de nivel reales levantadas por el CIMAR.