Noticias

DECLARAN DE INTERÉS PÚBLICO Y NACIONAL INVESTIGACIONES DEL ICP-UCR PARA TRATAMIENTO DE COVID-19

Autoridades de Gobierno y de salud catalogan como orgullo nacional capacidades del ICP-UCR, tras visita a sus instalaciones

Manrique Vindas Segura

El presidente de la República y representantes del Gobierno visitaron las instalaciones del Instituto Clodomiro Picado (ICP) de la Universidad de Costa Rica (UCR), para conocer sus investigaciones sobre tratamientos para combatir al nuevo coronavirus.

El rector de la UCR, Dr. Carlos Araya, el vicerrector de Investigación, Dr. Adrián Pinto, y el director del ICP, Dr. Alberto Alape, mostraron las instalaciones del ICP al presidente M.Sc. Carlos Alvarado, a la jerarca del MICITT, Dra. Paola Vega, y al presidente ejecutivo de la CCSS, Dr. Román Macaya.

La comitiva gubernamental de alto nivel fue recibida en el Instituto Clodomiro Picado (ICP) de la UCR por el rector Dr. Carlos Araya Leandro, el vicerrector de Investigación,  Dr. Adrián Pinto Tomás y el director del ICP, Dr. Alberto Alape Girón.

La representación del Gobierno estuvo integrada por el propio presidente de la República, M.Sc. Carlos Alvarado Quesada, la jerarca del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (MICITT), Dra. Paola Vega Castillo y el presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Dr. Román Macaya Hayes.

Durante la visita realizada el jueves 4 de junio del 2020, la comitiva gubernamental conoció las instalaciones del ICP-UCR en Dulce Nombre de Vázquez de Coronado,San José, recorrió sus laboratorios y conversó con los y las científicas que realizan importantes investigaciones en este Instituto.

Cura en camino

El motivo principal de la visita fue valorar los avances de las investigaciones que se realizan en el ICP-UCR para crear dos tipos de sueros anti-COVID-19.

Uno de los sueros se elaborará a partir del plasma sanguíneo obtenido de pacientes que ya superaron la enfermedad y poseen anticuerpos contra el virus, lo que permitirá envasar inmunoglobulinas humanas purificadas de ese plasma.

El otro tipo provendría del plasma obtenido de caballos que están siendo inmunizados con proteínas no infecciosas del virus SARS-CoV-2, del cual se obtendrían viales con inmunoglobulinas equinas purificadas para combatir el virus.

La ventaja de esta estrategia es que de un caballo se puede extraer el tratamiento para 100 enfermos de COVID-19, mientras que de un paciente recuperado se obtiene el tratamiento solo para dos. Además las inmunoglobulinas equinas poseen anticuerpos más potentes contra el virus que las humanas.

El director del ICP, el Dr. Alape, explicó que esperan que “los anticuerpos que reconocen estas proteínas sean capaces de neutralizar la capacidad infecciosa del virus”.

Sobre la investigación, el Dr. Alape adelantó en la conferencia de prensa diaria sobre la pandemia,  realizada el 4 de junio, que “los caballos que están siendo inmunizados con las proteínas virales recombinantes están en perfecto estado de salud, su sistema inmunológico está respondiendo bien. Todavía faltan varios refuerzos, varias inmunizaciones que se dan cada 15 días. Llevamos dos, y son cinco”.

El director del ICP se mostró optimista al anunciar que “afortunadamente los resultados que vamos obteniendo nos indican que están respondiendo bien. Así que probablemente en un par de meses podemos estar ya entregando el primer lote de la preparación de anticuerpos equinos para valorar su eficacia terapéutica en los pacientes hospitalizados en la Caja”.

El director del ICP-UCR, Dr. Alberto Alape, recibe de manos del presidente de la República, Carlos Alvarado, la declaratoria de interés público y nacional de las investigaciones para tratamientos de COVID-19.

Fuente: UCR

Espaldarazo al ICP

Además de conocer in situ el trabajo de los científicos del ICP-UCR para apoyar al país en la lucha contra la pandemia, el Gobierno de la República entregó a las autoridades universitarias la declaratoria de interés público y nacional de dichas investigaciones.

Al anunciar el decreto, el presidente Alvarado dijo que “este Laboratorio, reconocido mundialmente, es un orgullo nacional que merece todo nuestro reconocimiento. En atención a su solicitud, es que hacemos esta declaratoria de interés público y nacional”.

El decreto da un gran espaldarazo al esfuerzo del ICP-UCR, pues insta a organizaciones del sector público y privado, organizaciones no gubernamentales y organismos internacionales,  a contribuir con esta iniciativa.

La declaración del Gobierno es un llamado para que otras instancias secunden iniciativas de apoyo al ICP, tales como la donación de caballos que han hecho algunas personas y de ₡35 millones por parte del Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT) para la compra de 50 miligramos de una proteína sintética del SARS-CoV-2 a una empresa biotecnológica inglesa ubicada en Oxford.

Asimismo,  la donación por parte de la  embajada de la República Popular de China en Costa Rica de 50 miligramos de una proteína viral sintética del SARS-CoV-2 que el nuevo coronavirus utiliza para infectar a las células humanas. Esta proteína fue producida por la empresa china de biotecnología Sanyou Biopharmaceuticals y su valor en el mercado es de $134 mil, cerca ₡80 millones.

Al anunciar esta donación, el embajador de la República Popular de China en nuestro país reconoció el renombre internacional del IPC-UCR y el potencial del proyecto, por lo que sostuvo que “con esta donación, y las futuras acciones coordinadas, esperamos hacer de este proyecto un ejemplo para el combate conjunto contra el COVID-19 entre China y los países latinoamericanos. Estamos dispuestos a trabajar con Costa Rica para proteger juntos la vida y la salud de todos los países del mundo”.

Por su parte,  el Dr. Alape destacó que “el apoyo que recibimos del CONICIT y de la embajada de la República Popular China fueron fundamentales para dar los primeros pasos en este proyecto”.

Este apoyo de la Republica Popular China fue gestionado por la Cancillería de la República, lo cual muestra que la iniciativa del ICP y la CCSS se ha convertido en un esfuerzo nacional e interinstitucional, aunque el recurso humano científico es aportado por la UCR.

Esfuerzo país

Además de las entidades mencionadas, en este esfuerzo participan el Laboratorio Clínico y Banco de Sangre (LCBS), también de la UCR, así como el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA), del Ministerio de Salud, mientras que el proyecto en general es coordinado por la CCSS.

Al respecto el presidente ejecutivo de la Caja, el Dr. Macaya,  aseguró que “estos tratamientos son fundamentales porque sabremos que el país lo hizo por sí mismo, basado en sus propias capacidades, en los conocimientos acumulados y en el convencimiento de que todos estamos incluidos y protegidos por la seguridad social”.

Al comunicar oficialmente el decreto Nº42369-S que declara de interés público y nacional el proyecto, el Dr. Alape expresó que “en el Instituto Clodomiro Picado de la UCR estamos muy complacidos de poder apoyar este trabajo, con el cual pretendemos mejorar la atención de pacientes hospitalizados por COVID-19 en el país”.

El Dr. Alape agregó que “en los bancos de sangre de la Caja Costarricense de Seguro Social, los profesionales en microbiología y química clínica están haciendo un excelente trabajo en la recolección de plasma convaleciente, pero necesitamos que más pacientes recuperados se acerquen a donar su plasma,  porque necesitamos completar 25 litros para poder procesar el primer lote de anticuerpos humanos.

"En el ICP ya los equipos y los protocolos están listos, pero falta el plasma de los donantes necesario para iniciar la producción del medicamento cuanto antes, para tener el primer lote de inmunoglobulinas humanas a finales de este mes de junio”, concluyó, el Dr. Alape.

Como complemento a este gran esfuerzo del ICP, un equipo de investigadores del Instituto de Investigaciones Farmacéuticas (INIFAR) y del Laboratorio de Virología Médica de la Facultad de Microbiología de la UCR, están trabajando en un proyecto para fabricar estas proteínas no infecciosas del SARS-CoV-2 que el ICP ha debido conseguir en el extranjero pagando varias decenas de millones de colones por solo 50 miligramos.

Esta iniciativa es liderada por la Dra. Eugenia Corrales Aguilar, quien aseguró que “las primeras proteínas no infecciosas del SARS-CoV-2 se podrían obtener entre agosto a septiembre de este año”.
Este último proyecto está en proceso de aprobación por parte del Comité Ético Científico de la UCR, para ser inscrito en la Vicerrectoría de Investigación de la Institución universitaria.

La comitiva gubernamental conoció al detalle el proyecto del ICP para fabricar un suero anti-COVID-19 con inmunoglobulinas equinas obtenidas a partir de la inmunización de caballos con proteínas no infecciosas del virus SARS-CoV-2.